Un problema grande al que se enfrentan las mujeres embarazas es el cambio que sufre su cuerpo durante este proceso, por eso, desde www.sobrematronas.com queremos darte algunos trucos para engordar lo justo durante el embarazo, así como una guía, que no es 100% fiable, ya que cada mujer y cada feto son completamente diferentes pero que servirá para un gran porcentaje de la población.

Por norma general, una mujer subirá entre 12 y 16 kg durante el embarazo y podríamos hablar de que un aumento de peso normal al final del embarazo podría repartirse en:

  • Peso del feto: Entre 3 kg y 3,6 kg.
  • Aumento de reserva de grasas: Entre 2,7 kg y 3,5 kg
  • Aumento del volumen sanguíneo: Entre 1,3 kg y 1,8 kg
  • Aumento de Pecho: 0,4 kg
  • Peso del útero: 1 kg
  • Peso del líquido amniótico: Unos 0,9 kg
  • Peso de la placenta: Entre 0,7 kg y 1,5 kg
  • Aumento de retención de líquidos: Entre 1,5 kg y 4 kg

Durante el primer trimestre los cambios de peso en el cuerpo de la mujer son poco frecuentes, pero durante el segundo y tercer trimestre el cuerpo es cuando se coge todo el peso del embarazo. Si quieres quedarte con un precio muy poco superior al peso inicial, puedes seguir estos trucos para engordar lo justo durante el embarazo.

Siga nuestros trucos para engordar lo justo durante el embarazo y quédate con un cuerpo 10 al acabar

Lo más importante que tienes que tener en cuenta, es que durante el embarazo lo importante no e ponerse a dieta, ya que una falta de ingesta de alimentos puede ser perjudicial para el feto, sino aprender a comer sano, a comer bien. Antiguamente se decía que durante el embarazo había que comer por dos.

Es importante hacer 4-5 comidas al día, como recomiendan los expertos en nutrición para embarazadas y no embarazadas y, si tienes nauseas y vómitos, será recomendable incluso aumentar la cantidad de ingestas del día, con cantidades pequeñas y reduciendo las grasas al mínimo.

Intentar no picar entre horas, sabemos que es complicado, pero podemos llevarlo mejor haciendo 5 comidas al día. Si aún con esas te cuesta, puedes comer una pieza de fruta para saciar el hambre. Evita picar bollos, patatas fritas, chucherías, pasteles y refrescos con azúcar.

Hay que reducir el consumo de grasas, sin llegar a ser obsesivo. Podemos hacerlo reduciendo los fritos y tomando leche desnatada y quesos no grasos, ya que la ingesta de lácteos con cálceo es beneficioso para la formación de los huesos del feto.

Hay que aumentar el hierro durante el embarazo, de hecho si has visitado a tu matrona, te habrá recomendado un suplemento alimenticio con ácido fólico y en caso de estar baja de hierro, también tendrás que complementarlo. El hierro lo encontramos en las carnes rojas, de las que no debemos comer en exceso, legumbres y hortalizas. Se pueden tomar suplementos alimenticios naturales ingeridos en forma de zumo como el licuado contra el malestar mañanero o el licuado de ácido fólico de http://www.jugosbajardepeso.org/.

El ejercicio físico es fundamental para guardar el peso del embarazo, el problema es que lo tenemos un poco reducido para las embarazadas, por lo que merece mención especial hablamos de ello en esta entrada para qué tipo de ejercicio se puede hacer estando embarazada.