Después de hablar de los beneficios que tiene la lactancia materna a largo plazo tanto para la madre como para el bebé, hoy vamos a hablaros de las posturas para lactancia materna más frecuentes.

Aunque te hablemos de las posturas para lactancia materna más frecuentes, recuerda que la mejor postura es aquella en la que tanto la madre como el bebé se encuentren en una posición cómoda para ambos.

Postura de cuna o madona

Esta es la postura más común para dar el pecho. Es una postura muy cómoda y por tanto la que estamos más acostumbradas a ver. Se recomienda empezar siempre por esta posición y, una vez dominada bupostura-cunascar e investigar otras posibles posturas que nos sean cómodas.

Para utilizar esta postura deberás tener la espalda apoyada para mayor comodidad. Puedes ayudarte también de una almohada o un cojín de lactancia donde poder apoyar el brazo de sujeción, o incluso al bebé.

En esta posición, el brazo de la mamá sujeta al bebé completamente, desde su cabeza hasta el culete. Existe una variación de esta postura que recibe el nombre de “cuna cruzada” en la que se sujeta la cabeza del bebé con la mano contraria al pecho que se está dando en ese momento.

Postura de rugby

Esta postura recibe este nombre porque el bebé se sujeta del mismo modo que se coge un balón de fútbol americano o rugby cuando corren con él encima. postura rugbyEs la posición más utilizada para la lactancia de gemelos ya que no se tocan entre ellos y puedes dar el pecho a los dos a la vez.

También se usa mucho esta postura cuando el nacimiento ha sido por cesárea. Esto es debido a que el apoyo del niño no se hace sobre la tripa de la madre sino sobre su costado por lo que no dolerá la cicatriz.

También se usa cuando los pechos son muy grandes o están sensibles y cuando hay una mastitis, para complementarlo con la postura cuna y vaciar el pecho completamente.

Se puede practica sobre un sofá/sillón o incluso semirecostada en la cama. Ayudada siempre con almohadas o un cojín de lactancia que sostenga el peso del bebé.

Postura de lado en la cama o reclinada

Otra de las posturas para lactancia materna más utilizadas es la de tumbada en la cama. Esta posición es ideal para dar el pecho durante la noche ya que es una postura muy cómoda para la madre que está tumbada en la cama de lado. Es una posición que podría tener para dormir y de hecho se utiliza para poder descansar mientras postura camael bebé se está alimentando. Es muy útil para utilizar si se está haciendo colecho con el bebé. También se recomienda para las amdres con cesáreas, pues el bebé tampoco ejerce presión sobre la tripa de la madre.

Las almohadas y los cojines de lactancia siempre ayudan. En este caso para poder reclinarse un poco y subir el pecho unos centímetros, lo justo para ayudar a la lactancia del bebé.

Esta posición no está recomienda, si el agarre del bebé no es bueno ya que por la postura, si el bebé no está lo suficientemente cerca de la madre pueden llegar a surgir grietas.

Existe una variante en la que el bebé está completamente al revés de la madre juntando la tripita del pequeño a la cara de la madre. Podría ser el equivalente a la posición de rugby y a la de cuna.

Posiciones verticales y móviles

Estas posturas son muy cómodas cuando tienes experiencia en la lactancia y el agarre del bebé es perfecto. Se llaman así porque te permiten realizar otras actividades rutinarias mientras tu bebé se alimenta.postura movil

Se pueden usar pañuelos de porteo para facilitar esta técnica ya que el bebé está perfectamente sujeto y cómodo mientras caminas. Al dejarte las manos libres, es fácil compaginarlo con otras actividades sencillas rutinarias.

También puede usarse para dar de mamar de forma disimulada cuando no estamos en casa, que aunque un acto básico, no está bien visto en la sociedad el dar el pecho en público.

Se recomienda tener experiencia porque dejas al bebé actuar sólo.

Signos de malas posturas para lactancia materna

Si estás usando una de las posturas para lactancia materna que te comentamos no significa que la posición de la misma sea correcta. Hay muchos factores que hacen que la posición sea correcta o no.

  • El bebé está inquieto. Puede que no esté cómodo, por lo que convendría probar en otra posición.
  • La madre no está cómoda. Si te duele la espalda o el cuello debes cambiar de postura a una más cómoda.
  • Dolor de pecho y grietas en el pezón. Seguramente el agarre no sea lo suficientemente bueno como para ser una lactancia correcta. Busca ayuda en tu matrona o busca información sobre cómo colocar el pezón en la boca del bebé.
  • Las tomas son muy largas y frecuentes. Posiblemente el bebé no esté succionando correctamente.
  • El bebé hace ruido al tragar y tiene demasiados gases. Lo más probable es que el agarre no sea correcto y entre aire en cada succión.