La situación de las matronas en España es muy precaria si lo comparamos con el resto de Europa por ejemplo con lo que podemos llegar a la conclusión de que esta profesión necesita un cambio ya que se ha perdido mucho terreno en cuanto a competencias, lo que da lugar a mucho intrusismo laboral, ya sea por parte del colectivo médico como de otros colectivos como las doulas.

Como ya se ha comentado en otras ocasiones, no existen las matronas en España, sino enfermeras especializadas en obstetricia-ginecológica. Puede parecer no ser un problema, ya que el nombre da igual si la profesión es la misma, pero al ser enfermeras, se necesita sacarse, lo primero, el título de enfermería, y es cierto que muchas materias pueden coincidir, pero no la mayoría de ellas, lo que reduciría el tiempo de formación de la matrona de 6 años a 4 años y la dotaría de una formación más específica, dando lugar a la licenciatura de matrona.

Hoy en día, la matrona en España se puede considerar una subordinada del ginecólogo sin que te dejen tomar muchas decisiones sin pasar antes por ellos.

Si la profesión de matronas fuese independiente, como así fue durante miles de años hasta 1.977 en que se decidió unir a la carrera de ATS, no existiría ese pensamiento de ser la matrona en España un ayudante del médico con un rol similar al de la enfermera, cuando la matrona en España tiene que considerarse una profesional independiente con un papel fundamental con la mujer en las etapas de preparto, parto y postparto.

Hoy en día, hay muchas matronas en España sin trabajo ya que se siguen sacando el mismo número de plazas en el EIR cuando se han creado otras especialidades que ocupan gran parte del trabajo de la matrona como la de Enfermería Familiar y Comunitaria, cuando en realidad, el número de plazas debería salir del cálculo de matronas en España que se necesitan para centros de salud, hospitales y comunitaria.

El hecho de no existir Colegio de Matronas en España es una limitación que da cabida a todo lo anterior descrito en esta entrada.

Las matronas en España siguen luchando por la existencia de un colegio profesional propio, sin tener que depender de otros colectivos para tener representación legal propia y poder luchar por nuestros derechos, esos que tanto nos ha costado conseguir.