A priori, si hablamos de la luna llena y el parto parece que estemos hablando de dos cosas completamente diferentes. Pero seguramente habremos escuchado alguna conversación en la que se pregunta por la fecha estimada de parto y el día en que tenemos luna llena, afirmando que muy posiblemente ese día tenga lugar el parto.

Esta afirmación no se queda sólamente aquí sino que se habla de que, cuando hay luna menguante, se producen más bolsas rotas y cuando hay luna creciente más partos prematuros espontáneos.

Realmente se trata de una creencia incierta, de hecho tenemos numerosos estudios, entre ellos uno de los astrónomos Daniel B. Caton y Pamela A. Wheatley en el que se estudiaron 70 millones de nacimientos entre 1970 y 1999 en Estados Unidos en el que demostraron que la luna no influye en los nacimientos de bebés.

Por tanto se trata de una creencia muy popular, pero que no está demostrada científicamente sino que se ha demostrado todo lo contrario a través de estudios de estadísticas de nacimientos.

¿A quién se le ocurrió que la luna llena y el parto estaban conectados?

Se trata de una creencia popular incierta y no conocemos su origen. Lo que sí que podemos afirmar es que tampoco habló de algo descabellado.

Tenemos constancia de que la fase lunar influye en las mareas y que tanto el líquido amniótico como nuestro cuerpo están formados en una gran parte por agua. Si la luna influye en los fluidos, ¿Por qué la luna llena y el parto no pueden tener conexión?

El problema viene también con que en caso de ser correcta este creencia debería suceder completamente al contrario. En luna llena menos nacimientos y en luna nueva más.

Esto es debido a lo mismo que ocurre con las mareas.

  • Luna Nueva: Se produce alineación Sol-Luna-Tierra, por eso la cara visible de la luna desde nuestro planeta está oscura (al no recibir rayos de sol) y la gravedad del sol y de la luna tiran de los fluidos en la misma dirección.
  • Luna LLena: Se produce alineación Sol-Tierra-Luna, por eso la cara visible de la luna recibe rayos de sol y vemos la luna completa. La gravedad del sol va en un sentido y la de la luna en otro por lo que se resta la gravedad sobre los fluidos.