Desde los colegios de enfermería y las asociaciones de matrona nacionales se viene informando desde hace varios veranos de un gran déficit de matronas. Se viene produciendo principalemte en este periodo del año en que muchas de las titulares de las plazas tienen sus periodos vacacionales y sus plazas no son cubiertas por personal eventual para satisfacer la demanda necesaria.

Esta situación se produce en la mayoría de provincias nacionales, donde no se oferta para personal eventual ni la mitad de los puestos de trabajo descubiertos por el personal habitual debido a las vacaciones de estos.

El déficit de matronas, viene dado también por el número de plazas que se pierden por las jubilaciones que se producen anualmente. Plazas que se pierden porque muchas de ellas tampoco son cubiertas por lo que la calidad de la atención en los hospitales decae enormemente.

En atención primaria por ejemplo, las plazas SÍ que suelen ser cubiertas, pero sólo en zonas en las que hay una matrona para un municipio o incluso una matrona para varios municipios. LLegan incluso a dejar una matrona de urgencia en su horario habitual para 6 municipios.

Alerta por el déficit de matronas en hospitales y atención primaria

Tanto el SATSE como las asociaciones de matronas, deben velar porque se cubran todas y cada una de las plazas, tanto de las jubilaciones, como de las reducciones de joprnada y los periodos vacacionales.

Lo mismo que comentamos con  las matronas, sucede con las enfermeras, pero este colectivo “parece” menos afectado porque el número de enfermeras en un hospital supera exponencialemente el número de matronas, y los hospitales, siempre se guardan las espaldas con “enfermeras comodín” contratadas para ayudar en los servicios en los que se requiera de su ayuda.

Se hace necesario el aumento del personal de los hospitales para seguir dando un trato excelente tanto a madres como a bebés, y por desgracia, en nuestro país, el paro en nuestra profesión aumenta con cada partida recién salida del EIR.